carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Pornosexualidad, en la era moderna

Publicado el 2022-01-18

  • Pornosexualidad, en la era moderna

Las formas de concebir y experimentar la sexualidad han cambiado mucho con el paso del tiempo, y en la mayoría de los casos lo han hecho para bien. Sin embargo, el desarrollo de las nuevas tecnologías y el acceso masivo a contenidos como la pornografía podrían tener también una cara negativa que se manifiesta en forma de lo que conocemos como pornosexualidad.

 

 

¿Qué es la pornosexualidad?

 

Los expertos no terminan de ponerse de acuerdo sobre si estamos ante una opción sexual tan respetable como cualquier otra o si, por el contrario, se trata de un problema vinculado con la dificultad para relacionarse con otros.

 

La pornosexualidad se da cuando una persona solo puede alcanzar la satisfacción sexual viendo contenido pornográfico.

 

No estamos hablando de alguien que consume porno con cierta frecuencia, sino de personas para las que la pornografía se ha convertido en su auténtico referente a la hora de vivir su sexualidad. Tanto, que disfrutan más viendo una película a solas que manteniendo un encuentro sexual con otra persona.

 

 

La visión de los psicólogos

 

Los expertos en psicología creen que la pornosexualidad es una muestra más de un desarrollo psicológico y afectivo que se ha quedado estancado. Porque para tener relaciones sexuales satisfactorias con otra persona hay que desarrollar habilidades sociales y psicoafectivas.

 

Si una persona no es capaz de desarrollar esas habilidades sociales y afectivas, es posible que centre su satisfacción sexual en el porno.

 

Por otro lado, si lo que surge en primer lugar es una cierta obsesión hacia el porno, es entonces cuando el desarrollo psicosexual se puede llegar a ver paralizado.

 

Es decir, que la pornosexualidad puede ser tanto la consecuencia de un problema a nivel afectivo y emocional como la causa del mismo, todo depende de las circunstancias de la persona.

 

 

Sin demonizar al porno

 

No obstante, los expertos aseguran que la existencia de este fenómeno no quiere decir que haya que demonizar la pornografía ni entenderla como algo necesariamente negativo.

 

Con el porno ocurre exactamente igual que con otras cosas, debe abordarse con moderación y siempre siendo consciente de que es una ficción. Una persona no puede basar sus expectativas sexuales en lo que ve en una película X, porque acabará frustrándose.

 

Si la pornosexualidad preocupa tanto a los especialistas es porque priva a la persona de poder disfrutar de un contacto más directo e íntimo (no solo sexual) con otros seres humanos. Cuando alguien se refugia en una pantalla para satisfacer su apetito sexual, lo que está haciendo es alimentar su miedo a construir relaciones con otras personas.

 

 

 

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.