carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

El Bugchasing ¿De que se trata?

Publicado el 2021-05-01

  • El Bugchasing  ¿De que se trata?

En torno a la sexualidad están apareciendo en los últimos años un conjunto de términos que hasta ahora nos resultaban desconocidos. Algunos de ellos hacen referencia a cosas bastante comunes y conocidas, mientras que otros nos adentran en un universo que ni sospechábamos que existía. Entre los términos que es importante conocer se encuentra el de bugchasing.

 

¿Qué es el bugchasing?

 

No es una práctica sexual, es un movimiento al que, desafortunadamente, se suman cada vez más personas. Porque aquí lo que se busca es contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) de forma voluntaria.

 

Este movimiento surgió en Estados Unidos a finales de los años 90 del siglo pasado, y si traducimos el concepto al castellano vemos que significa algo así como “la caza del bicho”, lo que nos da una idea bastante exacta sobre lo que es.

 

No se trata de mantener relaciones sexuales sin protección sin darle importancia al posible contagio de una ETS. Aquí la cosa va más allá, quien sigue esta corriente tiene relaciones sexuales sin protección con personas que sabe a ciencia cierta que están contagiadas de enfermedades tan graves como el VIH.

 

Aquí tanto el portador de la enfermedad (conocido como gifgiver) como la otra parte saben que van a contagiar y ser contagiados respectivamente, y no les importa.

 

¿Por qué se practica?

 

Hay muchas razones que pueden llevar a una persona a unirse a este peligroso movimiento. En algunos casos se trata de una forma más de autolesionarse, lo cual suele estar relacionado con desórdenes de tipo psicológico.

 

En otros casos quien se va a contagiar asume esta práctica como una forma de tomar el control sobre su cuerpo. Quienes buscan contagiarse consideran que contraer el VIH es algo inevitable y que acabará pasando tarde o temprano. Por eso, prefieren ser ellos quienes decidan en qué momento va a ocurrir.

 

Aunque parezca mentira, también hay quien ve en esta práctica de sexo sin protección entre personas con ETS y personas sanas un cierto componente erótico. Hay quien percibe el riesgo de ser contagiado como algo erótico, y también quien siente placer al pensar en contagiar a otra persona.

 

Los expertos creen que detrás del auge del bugchasing también está el hecho de que las ETS, incluso el VIH, se perciben como enfermedades médicamente manejables, por lo que se les ha perdido el miedo.

 

Desde un punto de vista objetivo, está claro que este tipo de conducta no es nada sana ni positiva a nivel físico ni psicológico, por lo que es mejor alejarse de este tipo de movimientos.

 

 

 

No dejes de leer nuestroblog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.