carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Fijaciones sexuales, más allá del clásico fetichismo

Publicado el 2021-02-10

  • Fijaciones sexuales, más allá del clásico fetichismo

La sexualidad es un campo en el que las barreras las pone cada persona, de forma que las prácticas sexuales que para algunos pueden parecer extrañas, o incluso desagradables, para otras personas son la máxima expresión del placer.

 

Cuando hablamos de fijaciones sexuales lo primero que nos viene a la cabeza es el fetichismo. Pero hoy en día tanto el fetichismo (un excesivo interés sexual por una determinada parte del cuerpo) como el masoquismo (uso del dolor para conseguir satisfacción sexual) son prácticas bastante conocidas y aceptadas.

 

Sin embargo, existen otras prácticas que no son tan conocidas y que pueden causar rechazo en muchas personas.

 

Las fijaciones sexuales menos conocidas

 

La escatología telefónica es precisamente lo que parece, llamar por teléfono para hacer comentarios de tipo obsceno.

 

A simple vista tener una charla subida de tono por teléfono, no es nada extraño. El punto diferente lo pone en este caso el hecho de que quien llama no se pone en contacto con alguien conocido, sino que llama a un desconocido totalmente al azar. Es la adrenalina que se dispara al decirle obscenidades a un desconocido o desconocida lo que provoca la excitación sexual.

 

Una de las fijaciones sexuales más desagradables es la emetofilia. Las personas que tienen este tipo de fijación se excitan viendo vomitar a otras personas e incluso desean que se les vomite encima.

 

Otra práctica que tampoco se queda atrás es la urofilia. En este caso se trata de personas que obtienen placer sexual a través de la orina, ya sea orinar sobre otros, bañarse en orina o incluso bebérsela. En la misma línea están los coprofílicos, que se excitan sexualmente con los excrementos, y los eproctofílicos, que se excitan inhalando flatulencias.

 

Existen muchas otras fijaciones sexuales, algunas no son tan desagradables como las anteriores, pero otras son peores.

 

La necrofilia es una fijación sexual conocida pero que supone un gran tabú en todo tipo de sociedades, ya que los necrofílicos se excitan sexualmente con cadáveres.

 

Esta fijación es bastante conocida, pero no lo es tanto la acrotomofilia, que es la que padecen las personas que se excitan con los muñones dejados por una amputación. En los casos de fijación sexual más grave, los acrotomofílicos pueden llegar incluso a apuntarse ellos mismos.

 

Algunas fijaciones sexuales pueden llegar a ser extremadamente desagradables, de ahí que sea un tema del que no suele hablarse mucho, y eso que hoy en día la sociedad tiene una mente mucho más abierta que hace unas décadas.

 

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.