carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

¿Por qué te ríes al llegar al orgasmo?

Publicado el 2020-09-25

  • ¿Por qué te ríes al llegar al orgasmo?

Aunque parece que lo sabemos todo sobre los procesos que ocurren en el cuerpo humano cuando llega el clímax, lo cierto es que no es así. Todavía queda mucho margen para la investigación y sigue habiendo situaciones o reacciones que nos parecen curiosas.

 

Es posible que hayas oído hablar de personas que tras el orgasmo se ponen a llorar o sienten una sensación de tristeza, o tal vez tú seas una de ellas. Pero también hay quienes justo antes de llegar al clímax experimentan un ataque de risa que no pueden reprimir de ninguna manera, es una risa casi histérica.

 

Y la cosa no se queda aquí, los últimos estudios sobre este tema han detectado que hay personas que de forma habitual antes de alcanzar el orgasmo pueden tener dolores en una parte concreta de su cuerpo e incluso ponerse a estornudar. Todo esto forma parte de lo que se conoce como disforia postcoital.

 

Esto se debe a que los estímulos que se producen durante el sexo activan diferentes partes del sistema nervioso parasimpático, lo que puede provocar desde ataques de risa a dolor de oídos e incluso convulsiones en los casos más graves.

 

¿Cómo afrontar un ataque de risa durante el sexo?

 

La disforia postcoital no es nada extraño y tampoco es nada malo, y puede aparecer de un día para otro.

 

El problema es que si una de las dos partes se ríe cuando está en el punto álgido del encuentro sexual, la otra parte puede verse sorprendida e incluso sentirse algo cohibida. Pero lo importante es ver esto con normalidad.

 

Como decíamos antes, la disforia postcoital puede provocar molestias como dolores o incluso convulsiones, así que si solo causa risa no hay nada de malo en ello, es una forma más de liberar endorfinas.

 

Lo importante es hablar de esto con la pareja y que tenga claro que ese inoportuno ataque de risa no se debe a que quien lo sufre esté en ese momento pensando en otra cosa o se esté riendo de la otra parte, sino que es algo totalmente involuntario e incontrolable.

 

Asumiendo este tipo de cosas con naturalidad resultan mucho más llevaderas, ya que si no se hace así la persona que sufre disforia postcoital podría experimentar un rechazo hacia las relaciones sexuales, al sentir que eso que hace y que no puede controlar molesta a su pareja.

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.