carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Errores habituales en el uso del preservativo

Publicado el 2020-03-20

  • Errores habituales en el uso del preservativo

El preservativo sigue siendo uno de los métodos anticonceptivos más utilizados, también es el único que es eficaz a la hora de evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, el contagio de enfermedades como la gonorrea o la clamidia sigue manteniendo niveles estables, ¿qué es lo que ocurre entonces?

 

Podríamos pensar que esto se debe a que la gente miente en las encuestas y no se usan tantos preservativos como parece, aunque también hay que tener en cuenta el error humano. Creemos que sabemos mucho sobre los condones y su uso, pero a día de hoy sigue habiendo errores habituales que pueden dar lugar a un embarazo no deseado o a una ETS.

 

En esta ocasión vamos a repasar esos fallos que conviene evitar:

 

Usar un producto pasado de fecha

 

Si te comes un yogur caducado hace un par de días no te va a pasar nada, pero el látex con el que están hechos los condones es un producto muy delicado y se va degradando con el paso del tiempo, por eso es tan importante no usar un preservativo si ya ha pasado su fecha de validez.

 

Nos podemos encontrar con un material seco y cuarteado que es mucho más fácil que se rompa e incluso puede causar molestias e irritaciones en los genitales tanto a hombres como a mujeres.

 

Usar un sistema de doble preservativo

 

Está bien querer protegerse, pero no hay que exagerar. Un condón de calidad y bien puesto es más que suficiente para una protección efectiva.

 

Usar dos preservativos a la vez, lejos de reducir los riesgos, los aumenta, puesto que entre ambas capas de látex se crea una fricción que puede desencadenar una rotura.

 

Equivocarse de lado y no desecharlo

 

A todo el mundo le ha ocurrido alguna vez ponerse un preservativo al revés. Muchos hombres señalan que en una situación de este tipo lo que hacen es darle la vuelta y volver a colocárselo bien, pero esto es un error.

 

La parte que estaba pegada al pene puede tener restos de líquido preseminal, aumentando así el riesgo de embarazo o de contagio de una ETS.

 

Ponérselo demasiado tarde

 

Este fallo es un clásico que resulta fácil de evitar si actuamos con sensatez. No es raro que se produzca una primera penetración y después se interrumpa la misma para utilizar el condón. Esto aumenta mucho los riegos, ya que una cantidad mínima de semen puede producir un embarazo. Si lo que queremos evitar es el contagio de una enfermedad de transmisión sexual, si hay un contacto directo entre los genitales, por breve que sea, el riesgo de enfermar ya está ahí.

 

Desde nuestro Sex Shop Online, aconsejamos que eviteis estos errores tan habituales y podreis conseguir disfrutar mucho más de nuestros encuentros sexuales sin riesgo para nuestra salud y sin temor a un embarazo.