carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

¿Conoces la técnica Ending?

Publicado el 2018-11-25

  • ¿Conoces la técnica Ending?

Cuando se trata de hablar de sexo los términos en inglés parecen haberse puesto de moda, así que volvemos a recurrir a ellos una vez más. En esta ocasión para centrarnos en una técnica que aporta muchos beneficios tanto a los hombres como a las mujeres.

 

El ending se basa principalmente en poder controlar el momento del orgasmo tanto a nivel físico como a nivel mental. En el caso de los hombres es bastante habitual que a través de la masturbación vayan aprendiendo a retrasar el momento del clímax, pero en las mujeres no es tan frecuente. Sin embargo, esta técnica puede tener importantes beneficios para el sexo femenino, puesto que ayuda a conseguir orgasmos más intensos e incluso orgasmos múltiples.

 

Si quieres poner en marcha esta técnica lo primero que tienes que hacer es conocer muy bien tu cuerpo a través de la masturbación. En realidad no es nada complicado, sino que se trata de ser capaz de hacer paradas en los momentos de mayor excitación para retrasar el momento del orgasmo.

 

Básicamente se trata de llegar prácticamente al punto de no retorno y luego reducir o cesar directamente la estimulación para no llegar al clímax. Llevándote hasta ese punto y reduciendo luego la intensidad unas cuatro o cinco veces, puedes conseguir que tus orgasmos sean mucho más intensos.

 

Si eres capaz de seguir después del primer orgasmo te resultará mucho más sencillo conseguir otros. El truco está en realizar cada vez menos paradas cuando notes que llegas al punto máximo de excitación.

 

Una vez que tengas dominada esta técnica la puedes poner en práctica con tu pareja, alargando el placer para los dos.

 

Tanto en el caso de los hombres como en el caso de las mujeres es normal tardar un tiempo en sacarle el máximo partido a esta técnica. Al principio es bastante común parar demasiado tarde la estimulación y no poder frenar por tanto el orgasmo.

 

Un buen complemento para esta técnica son los ejercicios de Kegel, gracias al control de la respiración y del suelo pélvico tanto ellos como ellas pueden controlar mucho más la excitación. La respiración es la mejor aliada en estos casos. Una vez que se está a punto de llegar al orgasmo se reduce la estimulación (o se detiene si fuera necesario) y se expira profundamente varias veces, para conseguir que el cuerpo se relaje. Una vez que esa relajación ha comenzado a hacer efecto, se puede volver a comenzar de nuevo.

 

 

 

 

 

También te puede interesar: Afrodisiacos, ¿que son y como debemos usarlos?

 

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.