carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

carrito Confirmar

La importancia de los lubricantes anales

Publicado el 2017-11-18

  • La importancia de los lubricantes anales

Durante mucho tiempo el sexo anal fue un tabú para las mujeres y todavía más para los hombres que no eran homosexuales, pero hoy en día son muchas las personas que se animan a probar esta forma de penetración, ya sea con algún tipo de juguete o con un pene real.


Al margen de lo que se pueda pensar, el recto y el ano son zonas con una gran sensibilidad, por lo que la penetración a través de esta vía resulta muy placentera tanto para las mujeres como para los hombres.


Además, en el caso de los hombres no hay que olvidar que al  Punto P  (la zona más erógena de la anatomía masculina) sólo se puede acceder a través del ano. Estimular bien esta zona da lugar a orgasmos de mayor intensidad.


Pero todavía hay personas que no se animan a probar este tipo de penetración, pensando que les resultará dolorosa. Pues bien, es hora de acabar con los mitos.


En aquellos casos en los que la penetración anal causa daño suele ser porque no se hace correctamente. Lo primero que hay que tener en cuenta es que esta zona no lubrica de forma natural, así que siempre hacen falta lubricantes anales

 

Este tipo de lubricantes suelen ser algo más espesos y cumplen una doble misión. Por un lado hidratan y lubrican la zona para que la penetración resulte más sencilla, y por el otro al ser más espesos hacen que dicha penetración deba hacerse de forma más lenta.


También es aconsejable, usar preservativos resistentes y de buena calidad.

  

En la mayoría de los casos cuando se presenta dolor durante la penetración anal se debe principalmente a dos factores. El primero, que no se ha lubricado bien la zona. El segundo, que no se ha tenido en cuenta que se trata de un área más delicada y por tanto hay que ir siempre con precaución para no causar ningún tipo de daño.


La lubricación es esencial para poder disfrutar de este tipo de sexo. El producto debe aplicarse en la zona del ano, aunque tampoco está de más aplicar una pequeña cantidad en el pene o el plug o bolas anales.

 

Si a medida que discurre la sesión de sexo se nota alguna molestia, se puede volver a aplicar más lubricante sin ningún tipo de problema.


Lubricando bien la zona y yendo con cuidado no hay ningún motivo para que el sexo anal no sea una experiencia placentera que quieras volver a repetir.

 

Anímate a vivir nuevas experiencias y sensaciones, en el sexo y el amor, todo vale, recuerda que los límites,... los pones tú.

 

 

 


También te puede interesar: Vibradores para el punto G, descubre tu zona más erógena.

 

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.