carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

carrito Confirmar

Cambios en la sexualidad durante el embarazo

Publicado el 2017-07-08

  • Cambios en la sexualidad durante el embarazo

Tener un hijo es una de las experiencias más importantes en la vida de una mujer, pero a lo largo de la gestación el cuerpo está sometido a un buen número de cambios, y no hablamos sólo de los evidentes cambios físicos, sino también de los cambios a nivel hormonal. Precisamente por lo alteradas que están las hormonas durante el embarazo, es normal que haya cambios en el deseo sexual.

 

Durante el primer trimestre el cuerpo de la mujer está acostumbrándose a su nuevo estado y suelen aparecer malestares como los vómitos o las nauseas, a ello hay que sumar un mayor nivel de cansancio e incluso de alternancia de momentos de alegría con otros de tristeza, todo ello causado por las hormonas.

 

Con todos estos cambios es normal que las mujeres en los primeros meses de embarazo puedan experimentar una disminución del deseo sexual. Sin embargo, no se suelen dar cambios en cuanto a la intensidad de los orgasmos.

 

Durante el segundo trimestre el cuerpo ya se ha acostumbrado a los cambios y al estar los genitales más vascularizados hay mayor facilidad para lubricar y mayor sensibilidad, de ahí que muchas mujeres experimenten entre los tres y los seis meses un aumento del deseo sexual.

 

Ya en el tercer trimestre el aumento del perímetro abdominal y los movimientos por parte del bebé hacen que las futuras mamás estén mucho más incómodas y que muchas veces no puedan descansar bien. Esta situación, unida a los nervios típicos por la cercanía del parto y lo que está por llegar con la incorporación de un nuevo miembro a la familia, hace que se suela reducir el deseo sexual.

 

Esto es lo más común, aunque también hay mujeres que no notan cambios en su libido durante los embarazos.

 

En cualquier caso, el sexo durante el embarazo es algo muy sano (salvo en embarazos de riesgo en los que el médico haya prescrito abstenerse de él). Se puede seguir disfrutando de las relaciones sexuales hasta el momento del parto, pero a medida que crece la barriga habrá que abstenerse de prácticas que presionen el abdomen.

 

Durante los últimos meses el coito puede llegar a ser mucho más complicado, pero se puede seguir disfrutando de la masturbación a solas o en pareja, del sexo oral e incluso se pueden incorporar juguetes sexuales a la relación de pareja.

 

Además, las caricias, los besos y los mimos en general son la mejor medicina para que una embarazada se sienta mejor.

 

 

 

También te puede interesar: Problemas sexuales femeninos mas comunes.

 

 

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.