carrito

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

carrito Confirmar

Adicción al sexo: cuando algo placentero se convierte en un problema

Publicado el 2017-07-03

  • Adicción al sexo: cuando algo placentero se convierte en un problema

Hasta no hace mucho tiempo si se mencionaba el tema de las adicciones inmediatamente todo el mundo pensaba en drogas, alcohol o juego, pero está claro que pueden existir adicciones a un gran número de cosas. Hay personas adictas a la comida, adictas al trabajo e incluso adictas al sexo.

 

El deseo sexual es diferente en cada persona, pero lo habitual es que se mantenga en unos límites que podríamos considerar “normales”. El problema viene cuando el deseo sexual domina todos los aspectos de la vida de una persona, hasta el punto de llegar a interferir en su vida cotidiana. Es entonces cuando podemos hablar de un caso de adicción al sexo.

 

Ningún manual de sexología ha establecido nunca cual es la frecuencia habitual para mantener relaciones sexuales y es que, como hemos señalado antes, cada persona es diferente y lo que para algunos puede parecer mucha frecuencia para otros puede parecer poca. Tampoco existe por tanto una frecuencia que pueda considerarse problemática o excesiva.

 

En realidad para determinar si una persona es adicta al sexo no se tiene tanto en cuenta el número de relaciones sexuales que puede llegar a tener en un período determinado de tiempo , como otros factores como la actitud del sujeto ante el sexo o las sensaciones que experimenta después del encuentro sexual.

 

Cabría pensar que un adicto al sexo busca satisfacer únicamente un impulso sexual, pero no es así. De hecho, muchas personas con esta adicción manifiestan que después de haber tenido sexo no se encuentran bien, sino todo lo contrario, experimentan un malestar a nivel psicológico.

 

Para los adictos, el sexo se ha convertido en su válvula de escape y con frecuencia descubren que haber tenido una relación sexual realmente no les ha ayudado a huir de aquello que les hace sentirse mal, lo que les genera malestar y a su vez les empuja a centrarse todavía más en su obsesión. Se trata de un círculo vicioso que suele darse en todo tipo de adicciones.

 

En caso de que una persona haya detectado que puede estar teniendo un problema de adicción al sexo, lo mejor que puede hacer es ponerse en manos de especialistas para tratar el problema. El objetivo es encontrar alternativas para poder hacer frente a los problemas y las preocupaciones, de modo que el sexo vuelva a ser algo natural y de lo que se puede disfrutar con toda tranquilidad.

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar:Soy Ninfómana, ¿te has dado cuenta?

 

 

 

No dejes de leer nuestro blog, queremos ser tu sex shop online barato y de confianza.